martes, octubre 17, 2006

Aprendiz de blog



Cuando empecé a escribir este blog, blogger reconoció mi lengua y pensé que todos mis problemas estaban resueltos porque la configuración de la página aparecía en español. Sin embargo, no hicieron más que comenzar, pues, como se sabe, el inglés es el idioma de la técnica y cuesta trabajo pensar en vínculos o «plantilla», pero me dije, vale la pena, es nuestro vino. Por eso no me gusta bitácora, término de los españoles, quienes también traducen ordenador. Me gusta cuaderno y porque suena bien, blog. Y todavía más me gusta, romper el blog-queo porque eso es lo que quisiera, ser leída por los que lo desean sin obligación.
Acostumbrada al periodismo tradicional por el que una cuartilla es una cuartilla y un titular, un titular y creída que una sans serif puede ser dramática y una bodoni iluminar cualquiera idea, de pronto, un día de agosto, entré en el lenguaje del HTML y los hyperlinks. Ya he tenido bastantes malos ratos con fotos que no «bajan» y enlaces que no se abren y textos que desaparecen por arte de magia, de acuerdo a la configuración. Y eso que tengo, como ya es mandatorio, Mozilla Firefox. Así que me disculpan si cualquiera de estos errores o accidentes ha experimentado el lector. Creo que forman parte del encanto y las tribulaciones de ensayar con este recurso envidiable, que se vuelve más difícil si se intenta hacerlo desde la experiencia personal.

Mi blog lleva tres meses y ya me ha traído recompensas espirituales y sobre todo, curiosidad. Autores amables como Mucha de la Torre han dejado su huella en la cajita tan intimidante y otros que no voy a mencionar porque ya se los dije. Sin embargo, tengo ansiedad de saber si podré mantenerlo sin aburrir(me) y sin aburrir(los) no sólo con libros, obras de teatro, sino con la nota al margen o la sorpresa que se vuelve intransferible.

Algo me ha gustado mucho: la solidaridad, que en mi caso, ha actuado como una comunidad. Sin conocedores cercanos, con una rudimentaria idea de qué hacer con Adobe photo shop, y sin tener a mi disposición ninguna foto de ninguna agencia de prensa y menos todavía redactores con quienes conversar, he tenido la ayuda de Peter. Firma sólo con su nombre (oculta su apellido por privacidad) los variados blogs que escribe, entre ellos, BloggerTips and Tricks y Dummies Guide to Google Blogger en los que enseña desde cómo extender una foto a "dos columnas" hasta qué hacer cuándo desaparece el blog como el conejo dentro de la chistera. En sus páginas hay consejos tan sencillos como que hay que limpiar el caché de Mozilla o get rid de las cookies en Internet Explorer, hasta temas un poco más difíciles que confieso he dejado para más adelante cuando apruebe mi etapa como aprendiz. Si quieren escribir un blog, contar con un profesor virtual y salir ilesos y felices creídos de que al menos existe solidaridad en la blogosfera, les recomiendo las páginas de Peter que no es nada narcisista. Pueden comprobarlo. Su nota biográfica tiene dos líneas: está retirado y trata de ser útil y pasar el tiempo fructíferamente.

1 comentario:

Anonymous dijo...

Gracias por el tip. Desde ahora en adelante usaré el blog, y no la bitácora.