viernes, octubre 20, 2006

Sigifredo Alvarez Conesa en su casa de madera

Sigifredo Alvarez Conesa (1938-2002) nació en Regla y vivió por muchos años en Guanabo con sus hijos y con su esposa Elia, a quien están dedicados la mayoría de sus libros. Aunque era bachiller, matriculó en la Escuela para Instructores de Arte como uno más y trabajó también como uno más como instructor de teatro. Después concilió su vida en la poesía con la promoción y el estudio de la literatura en la organización de «talleres» para beneficio de muchos jóvenes, sobre todo del «interior». Sus libros Matar el tiempo ( 1969) Como a una batalla (1974) y Casa de madera azul, que recibió el premio Julián del Casal de la UNEAC en 1985 testimonian su vida en la poesía que hallaba en todas partes, sobre todo en los poetas desconocidos de los pueblos más remotos.

PARADA DE OMNIBUS
El ómnibus de la ruta 162 se detiene
y suben y bajan en breve ola los pasajeros.
La muchacha de la bolsa azul de playa
mueve ágil los dedos
en el aire del piano.
Afuera los edificios recién construidos
en Alamar esperan por el habitable.
La muchacha reposa su mano en el muslo
y se extingue la imagen del piano
como si fuera una llama que brotara
hasta ese instante de la bolsa de la playa.
Afuera el camión de mudanzas cargado
de muebles
se estaciona frente a un edificio
recién pintado.
El ómnibus de la ruta 162
continúa la marcha rumbo a las playas del
este.
La muchacha mira por la ventanilla
hacia atrás, a la puerta del edificio
donde reaparece lustroso el piano.

Ha pasado el tiempo y en el poema Sigifredo hace su viaje cotidiano hacia las playas del Este con sus libros y su portafolio, hacia la inmensidad del mar azul de Guanabo, cuando habitable y ruta 162 suenan tan remotos como "casa de madera azul". Pero es en ese espacio de lo remoto donde me gusta recordarlo. Este es el programa de graduación de los instructores de arte en 1961. Hoy se gradúan otros nuevos como hace cuarenticinco años aunque, según Cubarte una ¿tercera hornada?

2 comentarios:

ERNESTO R. DEL VALLE dijo...

Estimada Rosa: Aunque tarde, no sabes cuánto dolor me ha producido el saber de la muerte de Sigifredo. Salí de Cuba en 1998, residí en Santo Domingo, Rep. Dominicana hasta el 2002, año en que me trasladé hacia New York.
Sigifredo y yo aparecemos junto a 28 poetas de la entonces Bgda. Hnos Saíz, en la Antología POESIA,
Editada por la UNEAC. Coincidimos en muchos eventos de poesía en Camaguey (mi ciudad natal), en la Universidad de Santa Clara, etc. Gran amigo, ferviente admirador de la Revolución Cubana y gran poeta.
Gracias por su homenaje.
Yo estoy preparando en mi blog www.yarabeycuba.blogspot.com un homenaje a la Bgda. "Hnos Saíz" a partir de esta 1ra colección de poesía de sus miembros.
Saludos y un abrazo.

Ernesto R. del Valle.

Leonel Fernandez Delgado ( Fotógrafo de Arte Contemporáneo Cubano ) dijo...

Gracias Rosa por hacernos recordar a Sigifredo y su obra. El fue un ser humano especial igual que su familia , todos los recordamos con carino, yo vivia muy cerca de el y su familia , eramos vecinos , y lo primero que me viene a la mente cuando pienso en el , es verlo sentado en el portal de su casa de Guanabo, siempre leyendo y su saludo con una inigualable sonrisa