domingo, noviembre 26, 2006

Sevilla, blogs y eñes


Hoy he descolgado la bandera del evento Blog España que me causó tanta curiosidad. Aunque sus resultados me producen un cierto desconcierto, al menos leídos y desde lejos. Escribo un blog pero tiemblo cuando se habla de ¿«ciudadanos hackers»? o dicen que tienen a disposición un wiki. Todo se aclara mucho más en el Manifiesto de Juan Freire porque los bloggers como los románticos o los surrealistas también hacen manifiestos. En medio del entusiasmo y la oportunidad que despierta la nueva tecnología y las intervenciones de estudiosos, informáticos, casi todos hombres por lo que se observa, se dijeron cosas interesantes, como esta entrevista con Matt Wullenweg, creador de wordpress.
Pensé que abordarían con más énfasis el tema de la lengua, ya que de acuerdo con datos del Global Reach del año 2004, 72 millones de hispanos tienen acceso a Internet (14,3 en España, 12,2 en México y 26 en Estados Unidos) frente a 295 millones de anglohablantes, 110 millones de hablantes de chino y 33 de francófonos. Desde luego que para mi consuelo y placer, siempre tengo la página de Juan José Millán, un tesoro, que escribe en su Vocabulario de ordenadores e internet que:
Un wikiwiki, o wiki, como también se llaman, es un sistema de publicación en la WWW que se caracteriza porque cualquiera puede modificar una página. Dicho de otra manera: en ellos cualquier visitante se puede erigir en webmáster, y modificar algo... de modo que todo el mundo pueda verlo.
Por sorprendente que parezca, la cosa puede funcionar: hay wikis que sirven para la comunicación entre los miembros de un equipo, o bien para crear una obra en colaboración, como una enciclopedia de ciencia-ficción (http://www.pobratyn.com/phpwiki/ ). En realidad, la mecánica del wiki no es tan diferente de la de un simple tablón de anuncios de un sitio público: cualquiera puede añadir una nueva nota con una chincheta, tapar una existente, o incluso arrancar algo que está colgado y tirarlo a la papelera, pero la verdad es que eso no ocurre con frecuencia...

Pero, sin embargo, si Millán es apasionante y apasionado en el tema de la lengua y la Internet, a mí me pasa que si abro su página con Mozilla Firefox, veo signos erráticos e interrogaciones en lugar de nuestra querida y maltratada eñe, que por otra parte casi nadie coloca, muchas veces por haraganería, porque en casi todos los teclados y al menos con Windows, si se oprime alt 164, ella aparece y con alt 165, aquí está, con mayúscula. ¡La Ñ!
No viajé a Sevilla, qué lástima, pero me gusta el evento Blog España. Y ahora tengo este hermoso buzón de la Habana Vieja a ver si alguien se embulla y deja sus comentarios.

No hay comentarios: