miércoles, enero 10, 2007

¿Debate intelectual?

¿Debate intelectual? Será que le tengo mucho respeto a la palabra pero no puedo considerar debate al intercambio de emilios entre un grupo de intelectuales que llegó en mi caso por vía de terceros. Todo el que usa este procedimiento sabe que tiene una red ávida y un lector cautivo. Si quisieran promover el debate intelectual colocarían sus mensajes y sus ideas en los periódicos, en sus columnas de La jiribilla y Cuba literaria o en las decenas de sitios cubanos de la internet, le pedirían cuentas al ministro y al presidente de la UNEAC y algo se podría hacer, convocarían a una reunión en alguna parte y harían algo más constructivo, porque la sociedad cubana necesita curar esa herida que como tantas otras está abierta mientras las víctimas y sus censores compartan – y tiene que ser así, no existe otra forma, la vapuleada «esfera pública».

Comprendo la indignación de los que vieron reaparecer en la televisión a uno de los responsables de la política cultural que reinó durante el quinquenio negro – que no gris como acuñó Fornet—y es muy claro que quieran adelantarse e impedir que el fantasma reviva los años de «muerte civil», marginación y ostracismo que causaron pérdidas irreparables al movimiento intelectual y artístico. Pero el fantasma está como Pachencho aguardando en el ataúd no porque el anciano Pavón aparezca en un programa o el sexagenario Quesada en otro, sino porque el caldo de cultivo que hizo posible que ellos tuvieran poder, permanece. No sólo porque ellos no eran los responsables máximos, sino porque se han rehabilitado a sus víctimas pero el periodo sigue « en silencio ha tenido que ser» mientras no se escriban los libros, se publiquen los ensayos y las rectificaciones y los mea culpas para que los que eran niños en ese momento, comprendan por sí mismos de qué estamos hablando. Y habrá quien cuente lo que pasó con Pensamiento crítico y las obras censuradas y los estrenos prohibidos como han hecho ya algunos novelistas y escritores. Y se publicarán las listas de los estrenos prohibidos y la resolución de la «parametración» y sólo cuando esa documentación y testimonio circule en libertad, nos importará bien poco que alguien tenga su pedacito de gloria en la televisión en un programa de mal gusto.

Desiderio Navarro podrá acusarme de no haberlo dicho antes. La misma técnica de los emilios que emplea ahora contra los censores la usó contra mí en el 2002 , cuando osé tocarlo «con la punta de un Criterio” *(añadió la descalificación de emigrada a las tantas de la esfera pública). Si se lee con calma su texto "In media res publica", se verá cuántas figuras retóricas emplea para no llamar pan al pan y vino al vino y sin embargo, cuánto arsenal emplea para polemizar con una colega. En "In media.." escribe con pinzas sobre el período que a otros nos costó pérdidas y desilusiones, desde luego pequeñas en comparación con los sufrimientos de otros.

Lo que tenemos que hacer es escribir y rectificar y analizar con serenidad y seguir denunciando el pavón que todavía tenemos dentro.

* Si me tocas con la punta de un criterio
me desiderio amor, me desiderio

* Verso anónimo de amplia circulación en el medio intelectual.

Los textos aparecen si se busca en los recovecos de google que no nos deja olvidar. El mío, si se busca por «Patrice Pavis la propia mirada», el de Desiderio, por «Desiderio en Teatro en Miami» .

8 comentarios:

Anonymous dijo...

Aquí están los textos:
- Patrice Pavis: la propia mirada (Rosa Ileana Boudet)

- A nombre de la Rosa (Desiderio Navarro)

Anonymous dijo...

Este link ayudará a entender más el comentario. Ya que realmente no todos recibimos el mencionado email.
El email de Desiderio Navarro

Anonymous dijo...

Desiderio es un compañero intelectual de guayabera sudada y leche en polvo a contrabando. Sus criterios, como los de cualquier cubano in, se desfiguran con el prisma de la libertad, de la información, del "analisis democrático" con el que por suerte, podemos contar los cubanos "out". Sin embargo, por muy bizca que tenga la mirada crítica, por muy sesgado que pueda ser su ánalisis, y por muy por las ramas, con pinzas o de puntillas, aplaudo que no se quedara callado ante lo que consideró una barbaridad. Seamos nobles y abandonemos un poco la hiocresía y la crítica fácil. No pidamos a Desiderio El Cuadro que arremetiera contra Fidel Castro, o contra la Revolución, o contra cualquier otro culpable real o supuesto. Preguntémonos ante todo que hubieramos hecho nosotros, ahora out pero antes in. Desiderio será un cabrón. Pero si se hubiera quedado calladito, sería un cabrón deshonesto.

Anonymous dijo...

Absolutamente de acuerdo. Desiderio es un gran intelectual y nadie critica ni le pide nada a Desiderio en esta nota. A mí modo de ver escoge a veces mal sus blancos pero todos tenemos muchos errores y usted tiene razón, hay que felicitar a Desiderio por hacer llegar los e-mails y comenzar esta discusión.

Rosa Ileana Boudet dijo...

Les agradezco a todos sus comentarios, pero como mi affaire con Desiderio puede desviar la atención de lo fundamental-y no es mi intención reeditar algo que data del 2002-- y que podía haber sido un debate fraternal entre colegas, y todos los días me duele algo de Cuba y hoy me leí un texto de Eliseo Alberto en Encuentro, hago como él, abro y cierro la puerta.

Anonymous dijo...

Espero que lo de "abrir y cerrar la puerta" no sea el precursor de todos los métodos guerrilleros, desarrollado por la tristemente célebre Gatita de María Ramos.

Anonymous dijo...

Dice usted, señora Boudet: "le pedirían cuentas al ministro y al presidente de la UNEAC y algo se podría hacer, convocarían a una reunión en alguna parte y harían algo más constructivo". Pero que yo sepa usted jamás hizo nada parecido a eso durante todos los años en que fue funcionaria bien establecida y calladita del sistema cultural de Cuba.

Anonymous dijo...

Bueno pues he leído el texto de Desiderio en el que literalmente la hace "Tierra"... Búsque señora un agujero e introduzca allí su cabeza.