jueves, enero 04, 2007

Fiesta de papel y tinta


5 de enero de 1963. La fiesta es en el Paseo del Prado, aunque no se ve, sí la alegría de los cuerpos ondulantes y sensuales que cantan y bailan detenidos en el gozo y en la bulla. El mismo día que esclavos, repicadores y pedigüeños, el soldado y el negro curro, pero sobre todo, la mulata Mercé preparan las comparsas de “La rebambaramba”, el ballet que soñaron Carpentier y Amadeo Roldán y por poco monta Diaguilev y transcurre la víspera del Día de Reyes. “Bien entrada la noche. Los amos están ausentes. Los esclavos se divierten esperando su único día de completa libertad del año”. Víspera de la epifanía, la duodécima noche, muchos años después, la fiesta no festeja un día de cumpleaños o un santoral o el comienzo de una estación o un hecho patriótico. Celebra la celebración, festejo gratutito, desorden, coreografía, danza y placer. La fotografía lo dice todo, no hay nada que añadir, los personajes nos comunican sus ganas de bailar como en el grabado de Fréderic Mialhe dan ganas de arrollar con las comparsas y gozar de esa libertad provisoria, ese tiempo ficticio que es la liturgia cubana del baile, el vacilón del ruedo, la rebambaramba. Y los que están en la foto ¿necesitan algún comentario?

El Bárbaro del Ritmo levanta su sombrero al aire y agita su bastón desde Santa Isabel de las Lajas a Cienfuegos pasando por Maracaibo y la muchacha con el vestido de flecos – la rutilante Odalys Fuentes—modelo y actriz, ha seguido ilusionando en las telenovelas y los dramas. El arte de Benny Moré es universal. En Hasta siempre, Benny la escritora e investigadora teatral Inés María Martiatu lo narra mejor que yo porque estaba allí, ese 5 de enero de 1963 donde parece que todo el mundo estuvo menos yo, encontré tres referencias de personas que dicen que estuvieron en la concurrida fiesta del desaparecido periódico Revolución (1959-1965) que se llamaba “Papel y tinta”, qué lindo título, el pueblo bailador festejando la materia prima con la que se hacen los libros y las noticias.

En el Paseo del Prado, en una tarima frente al Capitolio, cerca de los aires libres, muy próxima a la zona donde la novelística ha dejado constancia de otros bailes famosos, como la fiesta de cuna de Cecilia Valdés en casa de Mercedes Ayala en el habanero barrio de San Isidro, donde también Carlos Felipe hizo bailar un danzón a Alejandro Yarini con la Dama del Velo.

5 de enero de 1963. Mario García Joya (Mayito) también estaba en “Papel y Tinta”con su cámara. El es el autor de la fotografía que inmortaliza a Benny en su última aparición pública. Agita su sombrero, se despide y nosotros no lo sabíamos.

© Mario García Joya. Para los los interesados en la fotografía.

No hay comentarios: