lunes, enero 29, 2007

Hasta pronto


Escribir en el blog es crear una comunidad espiritual con esos que te leen en tu propio vecindario o en cualquier parte del planeta. En otra parte lo he contado, mi experiencia más interesante en la escritura. Hace días, a lo mejor ustedes se han dado cuenta ( ojalá que sí) se ha roto el hechizo, ese hilo frágil que es como una cuerda floja, sólo que no estoy en peligro de caer del trapecio, pero sí de convertir placer y emoción en cierta rutina y no quiero publicar descartes ¡cuántos no tendré en tantos años! ni tampoco ser puntual y hablar de cualquier cosa con tal de tener el blog actualizado. Lo que escribo no tiene que ver con ningún plan o pronóstico ( no hay que cumplir una meta) ni persigue ningún otro objetivo que no sea el de interesar con alguna nota, recuerdo o hecho de la vida cultural o social o de los episodios que he vivido. Me toma tiempo pensarlo y escribirlo, pero me agrada. Y han sido más las satisfacciones que las espinas inevitables. Ahora me voy a tomar un tiempo para repensarlo o un merecido descanso como se dice en picúo y los que estén por ahí ya se enterarán cuando empiece la segunda tanda de la flecha. Hasta pronto. Les agradezco que estén por ahí, prometí continuar y desmentir los pronósticos de que casi todas las bitácoras se deshacen a los pocos meses. He leído en estos días muchas muy buenas y mañana para despedirme de esta primera vuelta se las voy a recomendar. ¿Qué les parece mi anuncio de neón?

No hay comentarios: