miércoles, enero 24, 2007

Escribir a mano


Ayer fue el día de la escritura a mano en los Estados Unidos. Se ha comprobado que cada vez somos menos los que usamos el lápiz, el papel y la pluma y una industria millonaria teme ser desplazada por las nuevas tecnologías. Me enteré hoy en el periódico. Es cierto que ya no regalamos una pluma de fuente, como la antigua Esterbrook que todos olvidaron menos los coleccionistas, ni enviamos notas a mano. Y aunque se diga en los concursos que los aceptan, es la hoja de ocho y medio por once en Times New Roman o Arial que vienen default en la mayoría de los ordenadores. Por eso se me ocurrió que intentaría hoy al menos escribir a mano – el músculo que no se usa se atrofia decía la doctora Cao – en esos blocs de notas que hacen mis vecinos de Ars Antigua de la Colección Drexler (que conste que no es un anuncio con adsense) con grabados del XVI y del XIX. Y como ven la letra es pequeñísima e ilegible. A las cartas les debo muchísimo, más de lo que nadie pueda imaginar y en gratitud a ellas y con emilios y cartas viejas de los sesenta armé Visa de fiancé que oye la conversación en el último anaquel del closet.

No hay comentarios: