martes, enero 30, 2007

María Irene Fornés imprescindible



Antologada en tres ocasiones en libros de teatro cubano, María Irene Fornés, es la dramaturgo cubano americana más representada y estudiada. Y como ha dicho Beatriz Rizk, una referencia obligatoria . Aunque radicada en Estados Unidos desde 1945, una obra suya "La viuda" integra junto a Gloria Parrado un tomo de Obras recomendadas por el concurso Casa de las Américas ( 1961). Pertenecer al teatro norteamericano y escribir en inglés le impidió operar en el sistema cultural de la isla y emigrar en el 45 y no ser una exiliada, estar excluida de muchas antologías, reseñas y recuentos donde su nombre es una cita de soslayo o una mención indispensable. Bien porque el teatro norteamericano la considera entre los suyos o porque sus piezas no transcurren en ambientes “hispánicos”, lo cierto es que, según Matías Montes Huidobro, “ la dramaturga nunca ha rehuido del todo ni la temática, ni los personajes, ni el sistema de creencias isleños, lo cual posibilita insertarla cuando menos dentro de la dramaturgia cubano-americana moderna.”
Jorge Febles ha rastreado esa filiación hispánica en textos como "The Conduct of Life" y"Sarita", y ha documentado que “Sin lugar a dudas, […] es una escritora norteamericana. Ello lo verifica el total de su producción. Empero, algunas piezas sueltas, ciertos motivos que la inspiran, el compromiso constante con los jóvenes escritores hispanos radicados en Nueva York y, sobre todo, el barroquismo exuberante que define su enfoque teatral, la vinculan marcadamente con el teatro cubano-americano y hasta con el isleño de los años cincuenta y sesenta.” Rine Leal fue más lejos al declarar que “ pertenece” al teatro cubano por su “sentido del evento de participación, el grotesco, la idea de la vida como un absurdo cotidiano regido por el azar o el nonsense, la dialéctica del opresor/oprimido, el intercambio de roles, la parodia y la farsa.” En 1995, y con traducción de ella misma, "Fefu y sus amigas" aparece en 5 autores cubanos. (Rine Leal, Ollantay Press). Su pieza más conocida es “dispersa”, retrata el mundo de la mujer entre la esfera pública y la privada, del patio a la cocina, de la disertación al soliloquio, la alucinación a la locura, íntima, coloquial y al mismo tiempo, expresionista, perturbadora, por el tratamiento caótico del espacio (el público debe seguir a las actrices por escenarios múltiples) y la complejidad de los monólogos, que apunta a la imposibilidad de conocer del todo a Fefu, Cindy, Paula, Sue, Cristina, Emma, Julia y Cecilia como el universo en el que habitan.

En el 2005, Lillian Manzor y Alberto Sarraín, con traducción de este último, incluyen "La conducta de la vida" The Conduct of Life (1986) en Teatro cubano actual. Dramaturgia escrita en Estados Unidos. (Ediciones Alarcos, 2005) dentro del teatro "usanocubano" (Manzor) que integran otras cuatro obras más (Dolores Prida, Caridad Svich, Nilo Cruz y José Ignacio Cortiñas) con la que aspiran a mostrar una identidad en la diferencia. La obra escogida de de la Fornés es una de las más afines al universo latinoamericano por tratarse del «juego morboso opresor oprimido» (Rizk), temática tan frecuentada en nuestros escenarios desde la década anterior. Aunque todo parece indicar que su obra más «cubana» es Letters from Cuba, del 2000, que todavía no está recogida en español. Ojalá estas antologías que han divulgado una parte mínima de Fornés bicultural sirvan para conocerla más y, sobre todo, a estrenarla. En una entrevista no en persona sino por ¡email! que le hice para Cubista, María Irene me dijo que estaría encantada que sus obras fueran traducidas y estrenadas en La Habana.

No hay comentarios: