miércoles, febrero 21, 2007

Ignacio Gutiérrez en primer plano


Ignacio Gutiérrez (1929-2007) murió en La Habana, nadie me avisó de su entierro. Le hubiese gustado saber que el domingo 18 presentaban en la Feria del Libro veinte títulos de teatro cubano, entre ellos, uno de Héctor Quintero, también autor teatral y su compañero de aventuras en el ITI (Instituto Internacional del Teatro). Gutiérrez presidió el Centro Cubano por muchos años con la elegancia y la sencillez que se observan en la fotografía. Salvo en la página de Murrieta, no leí en los periódicos ningún comentario sobre su deceso, víctima de cáncer que al parecer lo había debilitado desde hace tiempo. En la foto que conservo de Helsinki estamos en un grupo, concurrido y animado y se brinda por algo o por alguien que no alcanzo a recordar. Sin embargo, he recortado a Ignacio para que destaque en primer plano, él que vivió una vida de entrega al teatro como dramaturgo, director teatral y asesor, trabajó con profesionales y aficionados, hizo teatro para niños y adultos, incursionó en la comedia musical (Pato Macho), enseñó a muchos, inició a algunos en sus grupos teatrales y fue el rostro visible de Cuba en esta organización internacional que decidió realizar en La Habana su congreso en 1987 . Y es quizás uno de los pocos dramaturgos cubanos que escribió una obra significativa con el tema de la lucha contra Batista, Llévame a la pelota (1969) ( los otros son Ramón Ferreira con El hombre inmaculado y Abelardo Estorino con El robo del cochino ) y al mismo tiempo sobre la labor internacionalista de los trabajadores civiles cubanos en Angola, Kunene (1981), en una bibliografía de más de treinta obras dramáticas, muchas de ellas dirigidas por él mismo. Sobresale en ambas, a pesar de su carácter épico, el transcurrir de la existencia cotidiana lenta y opaca, siempre amenazada por un elemento exterior que ocasiona que sus personajes se definan ante situaciones límites o extremas como las vividas por el propio dramaturgo.
No estuve en su entierro, pero pasé por el Gran Stadium de La Habana que retrata en Llévame.... Era el domingo 4 de diciembre de 1955 y los oscuros porteros no esperaban lo inesperado. Ignacio fue como Joaquín portero del Stadium y a mí me pareció oír a través de los amplificadores otra vez "Take me Out to the Ball Game".

1 comentario:

Yasser Gonzalez dijo...

Gracias por compartir esta triste noticia. Durante varios anos tuve la oportunidad de participar en los talleres que Ignacio impartia en las salas del Teatro Nacional.
Sus ejercicios de meditacion me inspiraron desde muy pequeno.