viernes, septiembre 28, 2007

¿Quién bloquea a quién? Google y Cuba


No puedo calcular cuánta es la demanda de Google en Cuba: los que la usan en los centros de trabajo y los que acceden a ella en los cibercafés, los turistas de paso, los estudiantes de computación e informática e incluso los dirigentes, que ya se ha probado la rapidez con que leen los mensajes en las revistas --para citar una de popularidad reciente-- como Kaos en la red . Para todos, desde el médico que se actualiza en una revista especializada al ciudadano de a pie, la internet es una vía fabulosa y Google una de sus herramientas más potentes. Sin embargo, el otro día apareció un artículo en Juventud Rebelde, firmado por Amaury E. del Valle, con el sugestivo título "¿Google bloquea a Cuba?" donde se narran los servicios que no están disponibles en la isla como Google Earth, Google Desktop, Google Search, Code o ToolBar, Adsense, Adwords y Sketch Up. Aunque el periodista menciona opciones que jamás he usado, me pareció obvio como a él que los programas relacionados con la publicidad y el comercio no funcionen por el bloqueo, pero no encuentro justificación para los que tienen que ver con la búsqueda de datos y conocimientos. Entonces le pregunté a Google que aunque es un gigante, también contesta a los blogueros.

I will like to know if you have a special policy towards Cuba and if you can explain it for my readers. Although Internet is almost banned in Cuba, we know we are read in the
island wish appears as an unknown country in the statistics. I'll
appreciate your consideration and your help.

Hola Rosa!Las restricciones son consecuencia del embargo contra la isla. Por ejemplo la ley no permite descargas de software que contengan encriptación como asimismo otras relacionadas con el e- commerce. No esuna política de Google sino nuestra obligación de cumplir con las leyes de los Estados Unidos, donde la empresa tiene su sede. Cualquier cosa estoy a la orden.
Alberto Arebalos
Director of Latin America Corporate
Communications and Public Affairs
Google Inc.

La flecha: Está muy claro para mí lo del e-commerce y adsense, tal vez lo de Google Earth -- que ha servido para localizaciones en Birmania ---pero si yo publico esto los cubanos de la isla que lo lean dicen¡Google también nos bloquea¡ como argumenta el periodista. ¿Tampoco el
software? Me gustaría estar mejor preparada para una discusión sobre los medios y le agradezco que me haya contestado. Voy a hacer una pequeña reseña con su respuesta.
Arebalos: Según la ley no están permitidas descargas de software que tengan componentes de encriptación de datos u otros contemplados en la ley.
El tema es no es Google quien bloquea a Cuba, es el gobierno de los Estados
Unidos.
Trataré de buscar exactamente los términos de ley para hacerlo más claro.
La flecha: Alberto, se lo agradezco mucho, me parece que estas cosas ayudan, soy una apasionada de gúguel, y siento que lo que podamos aportar al respecto es valioso, por eso no he puesto nada, estoy buscando también más información.
Arebalos: Exactamente, como te decía, "the types of "services" offered on the Cuban website are very narrow and we can't offer services if they don't fit withinthe exemptions (we cannot allow downloadable software if it has encryption,we can't solicit for business or target ads, etc.)" Esto es lo que me dicen.

La imagen es de Juventud Rebelde.
La flecha... no sabe nada de encriptación y seguirá buscando más sobre el tema. Está feliz de que Google conteste sus emilios en la lengua de Cervantes y mientras tanto, se ofrece para hacer las localizaciones que necesiten.

Corregido Sept.30.

1 comentario:

15Cuba dijo...

Esa consideración de parte de Arebalos, ese sentido de la responsabilidad para con el usuario, es pura ciencia ficción para el cubano promedio. No lo concibe.

Tanto así, que el periodista de JR ni siquiera intentó contactar a Google, como tú misma lo has conseguido. Cualquier buen comunicador, hubiese tenido la perspicacia de calzar el artículo con una respuesta del buscador, o con la recriminación de no tenerla. Nada, que así de pobres estamos...