domingo, noviembre 25, 2007

La Yerma de Roberto Blanco

Fotografías de Iván Cañas


Roberto Blanco (1937-2002) fue sin dudas uno de los directores cubanos de mayor talento. Y en algún momento alguien recuperará su legado para las nuevas generaciones que no vieron sus montajes. Uno de los más espectaculares -- y experimentales-- fue su Yerma, de 1979, realizada con un elenco de actores y bailarines de Danza Nacional de Cuba encabezados por Idalia Anréus. Muchos de los personajes del texto original eran «doblados» por su otro danzario. Y la escenografía de Gabriel Hierrezuelo -- remedo de una maqueta- establecía un marco onírico como de ensueño. La puesta reelaboraba elementos rituales afro-cubanos en la escena gloriosa de las lavanderas. El crítico español Moisés Pérez Coterillo escribió en Blanco y Negro (1980): "Ha trabajado sobre el original encontrado en La Habana y se ha esmerado en el respeto escrupuloso del texto. A Roberto Blanco le admira la coherencia de Lorca con su escritura y la transferencia en el grafismo de los estados de ánimo. El estudio del manuscrito introducirá algunas leves variantes en el texto fijado. Por lo general, considera que las líneas tachadas por el autor están muy bien tachadas, aunque apunten direcciones interesantes. En uno de esos momentos de incertidumbre, el director se ha tomado la libertad de resolver el final de la obra de un modo insólito. Yerma mata a su marido de una dentellada en la yugular. Fue una de las variantes eliminadas por Lorca, pero que en la línea sugerida por Blanco en el montaje, es coherente con el retroceso hacia estudios primarios, animales, del personaje. El director de esta versión cubana de Yerma tiene la intención de hacer un estudio más profundo del manuscrito, con ayuda de un grafólogo. [...] El descubrimiento en Cuba de este manuscrito, por los destinos imprevisibles del azar, es algo así como el tributo que merece un pueblo que ha sabido asumir como suyo este trozo de la cultura española".

Hoy sabemos que el proceso de editar el manuscrito de Yerma fue difícil ya que Lorca era perezozo y nunca la publica en vida. Antes de la edición de 1938 de Losada circulan varias ediciones disparatadas a juicio de Margarita Xirgu que aportó un original de actor. Lorca daba a copiar sus manuscritos y luego los distribuía entre los actores. También los regalaba a sus amigos. Como el que poseía Flor.
En la edición de Mario Hernández (Alianza Editorial, 2003) se describe el camino en la fijación del texto a partir de los apógrafos. Y las distintas correcciones que parten de errores en las copias. En ésta el final es muy parecido al de Roberto: Yerma aprieta la garganta de su marido. Le aprieta la garganta hasta matarle."

No sé si en su último montaje de Yerma (Daisy Granados) Roberto logró extraer todavía más claves del manuscrito de Flor para su puesta en escena. Entonces el manuscrito estaba en el Museo en una urna de cristal.

Agradezco a Iván Cañas reproducir sus fotografías para recordar a Roberto.

No hay comentarios: