domingo, diciembre 09, 2007

Un mamut y un operador de cámara


Esta mañana Tania Quintero, en su excelente servicio de noticias, realizó una iconografía de lo que nos queda de los «bolos» ...... a la que quiero sumarme. Me quedan muchísimas cosas más, sobre todo recuerdos del buen teatro que vi en la extinta URSS -- de Tovstonogov al Taganka de Luibimov--- al que entré finalmente después de mucha insistencia. Era su versión de La madre, de Gorki. Me quedan amigos a los que no he vuelto a ver y colegas como Mijail Schvidkoy, Valeri Kasanov y el hispanista Vidas Siliunas. No creo que sean adictos de los blogs , al menos no tengo constancia de que entren a mi blog desde la lejanísima Rusia.
En Los Angeles y gracias a El mamut siberiano --imposible enlazar con el artículo de Carlos Espinosa "El mamut que se negó a extinguirse"-- el documental de Vicente Ferraz, encontré a su operador de cámara, Alexandr Calzatti (Sacha), autor junto a Urusevsky de más del noventa por ciento de la cámara en mano de la cinta. Para El mamut contestó en ruso a mis preguntas en inglés. Desde entonces gané un amigo y admiré Soy Cuba de otra manera, y gracias a Sacha, he visto la película con muy diversos auditorios angelinos. Por cierto él me avisa de un nuevo dvd de Milestone que junto con la cinta, tiene El mamut..... en un envoltorio de caja de tabaco. Y también, con su habitual sentido del humor, me dice que con tanta limpieza la copia está a punto de perder pátina, grano y la «imperfección» que es parte del encanto de Soy Cuba. El año pasado la Asociación de Operadores de Cámara de Hollywood lo premió por su contribución a secuencias históricas.
Sin embargo, la saga de los Calzatti no termina. Su hija Natacha -- que aparece en El mamut -- es una excelente fotógrafa, que atesora valiosas imágenes de algunos sobrevivientes de la cinta-- y su hijo Alan Calzatti, que operó la cámara de manera voluntaria para mi entrevista, es el director de fotografía de un reciente y aclamado documental filmado en Islandia. Con los Calzatti me entero siempre de cosas nuevas y volvemos a hablar de Kalatozov, Evtushenko y de las miles de cosas que al menos a mí me dejaron.

1 comentario:

no map dijo...

No quería pasar por aquí sin dejarle un saludo y las gracias... Justamente estos días estoy trabajando en un artículo sobre la película Soy Cuba, y al principio fue un desierto de información que más o menos he solventado buscando y rebuscando en la red. La película ya la conocía desde años atrás, y a día de hoy me parece uno de esas bromas que el tiempo y el destino reservan para los que en un tiempo no quisieron o supieron ver o reconocer el verdadero significado de esa obra.

Saludos Cordiales desde Granada
Antonia O.Urbano