martes, febrero 12, 2008

Borrador para Emilio Carballido


Este borrador está entre mis papeles desde hace muchos años ¿1998? cuando lo propuse para un premio que finalmente no se le concedió. A Emilio Carballido le sobraban los premios. Hoy le dedico La flecha..... al gran autor.

Una vez, al hablar en una conferencia sobre las difíciles relaciones entre el dramaturgo y el público, un dramaturgo dijo:

"Uno, autor, debe pensar en Zhivago, quien dijo que ser poeta no es nada y por eso, fue médico. Como médicos fueron Chejov y Schnitzler. Hay que ser maestro, director de revista, empleado público, ciudadano común, hay que viajar en metro y en autobús, hay que ser asaltado en la vía pública por la policía o los ladrones ( y la primera es la peor). Hay que rabiar con la política y negarse a la amistad de los más poderosos, porque marchitan al escritor, lo consumen y lo pudren y lo embarran de su desprestigio."

Muchos habrán reconocido el estilo de Emilio Carballido, notable hombre de teatro de México, no sólo por una brillante trayectoria como dramaturgo, sino como maestro e impulsor de instituciones y revistas de teatro como la infaltable Tramoya. Carballido, con su habitual sentido del humor, ha proyectado el teatro de su país en los escenarios internacionales y es de hecho, uno de los autores latinoamericanos más representados y premiados. Rosalba y los llaveros, Un pequeño día de ira, Orinoco, Rosa de dos aromas, Los esclavos de Estambul, Escrito en el cuerpo de la noche y su colección de pequeñas piezas titulada D.F. se encuentran entre las creaciones más coherentes y logradas de la dramaturgia mexicana. Más de sesenta obras, nueve novelas, cincuenta películas y un sin número de premios entre ellos el Premio Nacional de su país en 1996 y el de la Casa de las Américas en 1962. Su meritoria obra que todavía rabia, no se ha marchitado ni se ha consumido, sino que conoce, un encuentro radiante con su público que trasciende las fronteras de México y un magisterio ejercido desde la amistad y la limpieza.

No hay comentarios: