viernes, febrero 15, 2008

Descarga blogguera


En el último número de The New York Review of Books, Sarah Boxer narra sus dificultades en el proceso de reunir en forma de libro, una antología de «blogs». Sus avatares y sus descripciones ilustran por qué es difícil trasladar la realidad del blog al libro, y también por qué por lo general no es una buena vía para dar la noticia (a menos que ocurra en tu vecindario) porque el blogger no tiene fuentes ni recursos ni puede dedicarse a investigar. De ahí que lo más frecuente es lo que Boxer llama "coger de aquí o allá" y agrego, yo, goma y tijera. Me encantan los blogs así, los frecuento, soy adicta, son muy útiles.

"Many bloggers really don't write much at all. They are more like impresarios, curators, or editors, picking and choosing things they find on line, occasionally slapping on a funny headline or adding a snarky (read: snotty and catty) comment. Some days, the only original writing you see on a blog is the equivalent of "Read this.... Take a look.... But, seriously, this is lame.... Can you believe this?"

En un medio específico como el cubano visto desde el exterior, las cosas se complican y funciona la sicología del rumor. Los bloggueros hablamos de una Cuba a distancia, vista por segundos y terceros, en la imposibilidad de verificar la real. Y aportamos dinamismo, frescura, variedad de opiniones, crónica social, de viajes, deportes, sicología, comentario, idea pero casi nunca, noticia. Necesitados como estamos de hablar de la Cuba «real», otro dilema, ¿cuál es?, nos asimos emocionalmente a cuanto trozo de verdad o autenticidad hallamos en el camino, y sin querer o queriendo, somos parte de la misma complejísima realidad, que también nos deja «con la de trapo». Vemos en la camiseta azul con el signo de arroba signos ocultos. Y devolvemos el mensaje con ruidos molestos y/ o pintorescos. Nos hacemos cómplices, en el afán de creer, de estar al día, de participar, protestar, formar parte de una comunidad, de una imagen, que los mismos que la producen, se encargan de desmentir. Ya antes nos dijeron que los trapos sucios se lavan en casa. Sin embargo, es inevitable e imparable. Imparable la lógica preocupación por un joven que interpela y un video molesto que da la vuelta al mundo como es latente cómo sus muchos adictos se preocupan por Yoani.

Estos jóvenes de la UCI que monitorean nuestros blogs no estaban conscientes de la magnitud de lo que llaman una «guerra mediática», el poder de una imagen multiplicada, editada, repetida y maltratada. Que ahora lo sean es una ganancia. En el futuro ellos escribirán y contestarán nuestros blogs --- una imagen de Cuba que se queda atrás por ley de la vida--- y de los dos lados de la pantalla, sabremos que lo que está en juego, es una mayor responsabilidad con los lectores y la información.

Nadie podría entender que en la misma feria del libro se publique el libro de Manuel Sosa (¡Enhorabuena!) y Yoani no pueda entrar sin pasaporte a una sala de internet. Pero es el mismo país. Nadie podría entender que los mismos cubanos de afuera protesten por la imagen del Che en una bandera en una oficina de voluntarios de Barack Obama, al mismo tiempo que otros solicitan votar por él al considerarlo el candidato que más puede hacer por la causa de los cubanos. Si no, lean este estudio. Mientras, más de cien académicos perciben que Cuba cambia y se proponen discutirlo en "A Changing Cuba y en Changing World" y se lanzan presurosos a dar su vaticinio sobre los cambios y a presentar sus libros. Es el mismo país y somos los mismos cubanos, sólo que muchos no tienen voz ni blogs.

La imagen es del español Juan Ortiz de Mendívil a quien le agradezco su gentileza y se titula "Nace un nuevo día". El día no ha nacido, pero me pareció apropiada para la ocasión.

No hay comentarios: