jueves, marzo 13, 2008

El parque marca como un retiro


¡Qué distintos algunos parques de barrio! La alegría o el cansancio que muestran, tienen la doble marca de una jornada que se vivió con rigor. Viven en casas pequeñas, en cuartos imposibles o en pasajes tintos de sol, y al llegar la benévola, como los griegos le llamaban a la noche, sienten el deseo de comunicarse, de respirar, de rodearse de un paisaje que durante el resto del día se les ausenta. Así se forma el ideal medieval de la vecinería, el orgullo de crecer en un barrio, que a su vez crece dentro de la ciudad, que a su vez tiene que manifestarse ya en forma universal, en el lenguaje severo de quien tiene que ser oído.

José Lezama Lima. Tratados en La Habana, 1958.

Para Magallanes y él sabe por qué. Parque de Cortina, un día nublado de 2008.

1 comentario:

Javier dijo...

La verdad es que las fotos que nos muestras son realmente bellas... dentro de Cuba hay maravillas que muchas veces se escapan al turismo. Ando organizándome un viaje y tu blog me ayuda mucho a entender la región y sus gentes.