viernes, marzo 21, 2008

La Ceci en Nueva York


En abril 17 del 2007, escribí sobre La Ceci, de Raúl de Cárdenas.
Un año después, esta misma Ceci... está en una sala de Manhattan, de acuerdo a esta crónica de "La Esfera teatral" dirigida por el boricua Antonio Bones y actuada por Josean Ortiz. La reproduzco para el blog.



Por Ángel Premier Solís


La sala de Teatro La SEA en Centro Cultural Clemente Soto Vélez 107 Suffolk st en Manhattan, se vistió de lujo al presentar el estreno mundial del monólogo “La CECI” del dramaturgo cubano Raúl de Cárdenas bajo la dirección del boricua Antonio Bones y protagonizada por el actor puertorriqueño Josean Ortiz. Mágicamente fuimos traslados a los años sesenta para disfrutar de la presencia de las divas de esas épocas como Celia Cruz, Omara Portuondo, Edith Piaff, La Lupe. Ansiosos esperábamos la aparición de Olga Guillot con "Miénteme más", pero no se nos dio esa dicha. No importo porque el realismo mágico que creo el actor con sus interpretaciones fue suficiente para motivar nuestro subconsciente y regresarnos a vivir el encantamiento del ayer. Su técnica y cuidado en detalles al interpretar cada diferente personaje demostró un profesionalismo y respeto a su arte y a las figuras en que se transformó a cada instante. Añadimos a estas demostraciones la entrega dramática del problema humano al sentirse aprisionado en régimen de dictadura con el déspota Fidel Castro como jefe de estado. También el sufrimiento del suicidio de un amigo cercano y la lenta muerte de su amor y compañero de vida. Cada cuadro representa una canción de alegría y dolor que balanceaban y jugaban llevando en sus danzas los sentimientos del publico. Este esquema del autor demuestra los conocimientos profundos de protestas que quiso presentarle al mundo. Fue una queja global en música y poesía que el señor director comprendió y ejecutó a perfección.

El colorido y diseño de los trajes revestían el escenario en cada cambio trayendo olores de playas y arenas como en nuestras islas. Wilma Castro y Cleo Vargas son los responsables de haber encontrado estos maravillosos diseños de la época que nos emocionaron tanto. Felicitaciones también a la luminotécnica de Jose Bisoño y Alejandro Cirilo por las tramoyas. No se pueden quedar atrás las reacciones mudas pero en papel, y sin salirse, del actor Nestor Carrillo que interpretó un subalterno encargado de vestir al protagonista y oírle sus diatribas en el camerino.

Aparte le rendimos tributo a Jan Louis por las maravillosas creaciones de los peinados y maquillajes. La obra continua presentándose en el mismo lugar. No se pierdan la magia del pasado. Le entregamos a la producción por su éxito La Esfera Teatral.

No hay comentarios: