martes, abril 08, 2008

Gottardi en Elsinor


En esta entrevista de Marilyn Garbey a Roberto Gottardi -- uno de los tres arquitectos de las Escuelas de Arte de Cubanacán (junto al cubano Ricardo Porro y el italiano Vittorio Garatti)-- se habla de la relación con Cuba del arquitecto nacido en Venecia y de cómo nació un proyecto -- más surrealista que socialista según Porro--que se materializó en la realidad y la ficción. Inconclusa en 1965, la paralización de la obra condujo a su creciente deterioro. No obstante en este ambiente onírico e inacabado, estudiaron muchos de los que --como hoy Marilyn-- se dedican al teatro. Muchas ilusiones y empeños nacieron en el camino de Elsinor, en las ruinas de sus aulas a medio hacer y sus pasillos interiores aunque sólo el cuarenta por ciento de la Escuela de Teatro estuviese terminada.
Ignoradas y rechazadas, --Gottardi señala los elogios de Consuegra y la negación de Segre-- las escuelas emergen de la oscuridad con el libro de John Loomis, Revolution of Forms. Cuba’s Forgotten Art Schools (1999) y al parecer hoy viven un segundo aire. Gottardi proyecta esta segunda intervención suya para terminar la Escuela de Teatro.
"No quiero hacer un proyecto que parezca hecho en los 60. Quiero que obedezca a las necesidades de este tiempo, que no son las mismas de aquella época; ni económicas, ni materiales; yo mismo no soy igual, cambió el teatro, el mundo no es el mismo, eso hace que mi arquitectura no pueda ser la misma de aquella época. Hay puntos de contacto para lograr la unidad, a pesar de la diversidad porque la escuela es una. Con el proyecto terminado podré leer la historia de la escuela, cómo se construyó, cómo se desarrolló, favorezco la unidad continuando con el concepto de pequeña comunidad, con pasillos-calle y un carácter urbano general, pero los techos no podrán ser bóvedas catalanas, y no me molesta porque una ciudad está hecha de diferentes épocas y de distintas voces, de disímiles episodios, de testimonios de varias épocas."

Las fotos son de mi corresponsal.

2 comentarios:

Anonymous dijo...

¿Como que "emergen de la oscuridad" gracias a Loomis? en 1999. No!!!, que va, ya en los 80 eran "rescatadas" por la generación "posmoderna" cubana, E.L. Rdguez entre otros, a principios de los 90, nadie cuestionaba su valor, se estudiaba en la escuela, se visitaba e incluso a mediados de esta decada Porro visita la Habana e imparte conferencias a lleno completo en la UNAIC, da talleres de urbanismo en la CUJAE.
No y no, Looomis habra influido para su propagación en el exterior, pero las escuelas eran ya populares e incluso declaradas monumento nacional, antes de eso. Así que el merito del "rescate" no nos vino de afuera

Rosa Ileana Boudet dijo...

Estoy segura de que muchos de los que vivían la Escuela dentro no tenían esa percepción. Pero lo invito por favor a escribir sus opiniones tan valiosas en alguna colaboración indicando los esfuerzos para su re-descubrimiento.
El post, como se observa, es una invitación a leer la entrevista de Garbey a Gottardi y a conocerlo mejor.
La flecha espera su comentario, firmado con su nombre y sus apellidos, por favor.