viernes, abril 25, 2008

Recuerdo de Barbarito


Barbarito Diez, en otra época, complacía peticiones. Serenatas diurnas y nocturnas que los enamorados le pedían por teléfono. Hoy suena rarísimo, pero él mismo me lo dijo. Se me han olvidado muchas frases de antiguas entrevistas, pero no ésa.
Un lector amigo insistía en tener imágenes de su casa. Reticente o despreocupada, no atendía a su petición, hasta que un día me acordé de Barbarito y le pedí a mi corresponsal fotos de su casa en La Víbora. Sé lo que cuesta a los que no somos fotógrafos merodear en hogares ajenos como turistas. La cámara colgada del brazo interpone una distancia. Cuando mi amigo lector recibió las fotografías, sufrió muchísimo. Lo que para un extraño puede ser casi natural, le pareció una ruina, y donde yo vi mosaicos conservados y hasta cierto aire de intimidad, él vio destrozos. Ninguna fotografía puede devolvernos la imagen de lo que fuimos, ninguna imagen es capaz de restituir la memoria de los lugares en los que nacimos.

Del jardín que mi madre cuidó con tanto esmero y donde crecían varias matas de jazmines, nada queda. Ahora son otras plantas y otras flores. La antigua cerca es un muro de bloques y una horrible alambrada, quizás con el propósito que nadie entre sin permiso. El portal luce gris, triste, con unos horribles muebles oxidados que vienen sabe Dios de dónde. El portón de entrada, de una estupenda madera, aún se mantiene desafiando los elementos pero ha perdido su color.

Mi corresponsal pidió permiso para entrar y se sentó en los muebles oxidados por los que ha pasado el tiempo y la lluvia, en los que también se sientan los que viven allí, que cuidan otras flores, ahora. La cerca no sobrevivió.

Yo pensé en Barbarito y me prometí a mí misma no complacer jamás peticiones.

5 comentarios:

jaad dijo...

Gracias, Rosa Ileana, por el enlace al cuarto de máquinas. Muy agradecido.

Y este post tuyo, ¿qué decirte? Triste. La devastación toda que nos toca en cualquier sitio. ¿Cuándo, y cómo, podremos recuperar tantas cosas, y recuperarnos?

No pierdas a ese corresponsal. Buen trabajo el de ustedes.

Envio a Twitter tu post, y comparto vínculo en mi blog.

Un fuerte abrazo.

Rosa Ileana Boudet dijo...

Gracias a ti, Jorge Alberto.

Anonymous dijo...

Sin embargo, esta, su casa natal si esta bien conservada (diria que remozada) y cada año se celebra un evento en su honor.
Visita este sitio y pasea por la galeria que veras unas cuantas fotos de la casa natal del Rey del Danzón.

http://www.tunet.cult.cu/pagsec/municip/manati/barbarito/paginas/galeria.htm

Manuel Sosa dijo...

Excelente, Rosa Ileana. Muy conmovedor. Gracias.

GaviotaZalas dijo...

Tu amigo vió una casa sin alma,,,es normal sucede. saludos