lunes, abril 28, 2008

Opiniones de los lectores


Se me han quedado algunas cosas en el tintero relacionadas con comentarios de los lectores.

El Dr. Gervasio Prado me escribe desde Boston y me aclara que:

"El libro de Rodríguez Acosta perteneció a la Colección de Thomas Barbour que pasó mucho tiempo en Cuba en la zona de Cienfuegos, donde era muy amigo de la familia Atkins (cuyos descendientes viven en Boston), antiguos dueños del ingenio Soledad en esa zona. Edwin Atkins es el responsable de crear el Arboretum que había (creo que todavía existe) en Soledad y que los Atkins donaron a la Universidad de Harvard. El Prof. Barbour era ornitólogo y escribió varios libros como "Un Naturalista en Cuba" y "Las aves de Cuba". Seguramente iba a Isla de Pinos con frecuencia ya que por ella pasan millares de aves migratorias todos los años. Tengo una copia del
libro "Un Naturalista en Cuba", que encontré en una casa de libros viejos, en el mercado de libros usados ( como www.abebooks.com ) con bastante facilidad y a bajo precio. El libro tiene una foto del Sr. Atkins y su señora. Tuve el gusto de darle una copia a un amigo que es bisnieto del Sr. Atkins. El otro libro es más dificil de encontrar y siendo sobre pájaros, muy buscado por los Ornitólogos y ornito-aficionados (una palabra nueva!!), es "The Birds of Cuba" se cotiza en más de $1,000."

El Jardín Botánico Soledad está a 16 ms al este de Cienfuegos en dirección a Trinidad.


Una lectora desde Buenos Aires me dice que el palacio de Luyanó está situado en Calzada de Luyanó entre Fábrica y Reforma.

2 comentarios:

Gonzalo Fernández dijo...

Gracias por la información sobre el edificio en la Calzada de Luyanó, ofrecida por una persona en Buenos Aires.
Nosotros vivimos en BA desde 1969 a 1972. Somos amigos de Fernando y Raquel Alvarez de la Viesca, cubanos, por si la señora de Buenos Aires los conoce.

Gonzalo Fernández, desde Raleigh, Carolina del Norte, EEUU

Rosa Ileana Boudet dijo...

Aunque a usted le parezca raro, mi corresponsal estuvo, sacó las fotos pero no sabía las entrecalles. Y una lectora desde Buenos Aires preguntó a sus padres y al fin sabemos dónde queda el edificio. Las vueltas que suelen dar los blogs.