domingo, junio 01, 2008

Ela en la polémica cultural


















Gracias a Tania Quintero y a Penúltimos por Cosas de Ela. Si para algo útil sirve el ciber-espacio es por la celeridad e inmediatez de una pesquisa periodística por la cual sabemos del paradero de Ela O'Farrill y más sobre el desdichado incidente con "Adiós felicidad". Un eje Lucerna-Barcelona-México-La Habana y la frase más sonora del prólogo de Graziella Pogolotti Polémicas culturales de los sesenta-- que dicen se lee como un best seller-- encuentra sus matices y su real ubicación.
Y si los cubanos de la isla pudieran enterarse de estos debates -- y participaran de ellos-- una nueva edición electrónica del texto pudiera contar con su testimonio. Y se abriría paso la cultura del debate. Y episodios como éste serían rescatados desde todos los ángulos posibles.
Como confío en el eje Lucerna-Barcelona-México-La Habana-Miami- Santa Mónica-Copenhague, imagino que alguien pueda sacar de las bóvedas Ella (1964), de Theodor Christensen, que ando buscando desde hace rato, no sólo por la canción de Ela, sino por las filmaciones que el danés hizo en la Escuela para Instructores de Arte, en el año 63, entre las que hay quizás las únicas secuencias de Olga Alonso, instructora de arte que murió atropellada por un tractor cuando iba a trabajar con sus grupos en Fomentos, Las Villas y, si no recuerdo mal, una visita a la escuela del entonces senador Salvador Allende. Tengo recuerdos muy gratos de aquel señor al que serví de rudimentaria traductora. Tenía dieciséis años y no imaginaba que al año siguiente sin Ela todos tendríamos un poco menos de felicidad.

No hay comentarios: