martes, junio 03, 2008

Obama for change


Este diseñador, que ha tapizado el mundo con su campaña de Obey el gigante, cuyos carteles, pegatinas y stencils te asaltan por doquier en la ciudad de Los Angeles, Shepard Fairey, para algunos un plagiador y para otros uno que se apropia, recontextualiza, invierte y reusa la imaginería política, también ha hecho un cartel de Obama. Ya algunos han notado su parecido con cierta foto de Korda. Como antes se ha hablado de su «apropiación» de Mederos y de Félix Beltrán. Particularmente el cartel me parece malísimo porque contribuye a esa visión hagiográfica de los dirigentes que los cubanos conocemos bien, y porque lo mejor de Obama es que es suave, pero no reverencial, y como me dijo cierta cubana, tiene swing. Pero Fairey lo ha puesto en su galería y la campaña de Obama lo vendió bien. A los jóvenes les gusta coleccionarlos. Yo no voto, pero estoy por las remesas, por acabar de una vez con esta pesadilla y me gusta Obama al que no hubiese retratado nunca como un santo del panteón sino como un joven que juega baloncesto, tiene las medias regadas, y no es un dirigente chino sino en todo caso, una estrella de rock.

2 comentarios:

IváN dijo...

Tremendo revival del cartel cubano de los sesenta.

machetico dijo...

Fairey es heredero directo a su vez de Tadanori Yokoo, quien tanto influenció también a los diseñadores cubanos desde la escasa, pero adorada influencia de la revista IDEA, lo único "occidental" que se podía ver en bibliotecas.
machetico
Saludos especiales a Rosa e Iván.