miércoles, julio 30, 2008

Helmo Hernández: retrato incompleto del actor


Recuerdo al Helmo Hernández de los últimos años. A pesar de su extensa y estupenda carrera de actor, interpretaba en las naves de Cubana de Acero no a los grandes personajes del teatro clásico, sino a seres como los que se encontraba a diario en la fábrica – la antigua American Steel Company– en obras de nuevos escritores del grupo o de Albio Paz, otro de sus fundadores. A veces eran «grandes» personajes, otras veces apariciones dentro de colectivos en reuniones y asambleas. Entonces no era muy común que Helmo-padre (San Antonio de los Baños, 1923) hablase de sus comienzos en el Teatro Universitario con El lindo Don Diego y La dama boba. Escandalizó a La Habana cuando protagonizó La ramera respetuosa, de Sartre, en la puesta de Erick Santamaría con Chela Castro, en 1954. En Prometeo hace, entre otras, Calígula, Llama vida, Sangre verde y Rencor al pasado e interviene en variados grupos en hitos importantes como Réquiem por Yarini, de Carlos Felipe, en 1965, dirigida por Gilda Hernández. Fundador del Teatro Escambray y de Cubana de Acero, trabaa en más de doscientas puestas en escena, sin contar las películas y los seriales televisivos.
Sin embargo, por culpa de los críticos y los cronistas, entre los que me encuentro, la larga carrera de Helmo queda encorsetada casi siempre en muy breves y acaso imprecisas descripciones.
Helmo Hernández, "muy bien de porte, empezó muy frío pero fue mejorando hasta resolver su parte mucho mejor en el final" (en "Todo sea para bien", de Pirandello, 1954).
H.H. dio un Fred de gran intención....(La ramera respetuosa, 1954)
H.H. muy contolado y aceptable, dio con Florencio Escudero y Eduardo Moure, tres valiosas actuaciones. (Calígula, 1955.)
Helmo realiza un cuidadoso trabajo, lo llena de sugestiones, de gestos, de maliciosa intención, frasea claramente y se mueve con la suavidad de un felino.(Espíritu maligno, Francois Mauriac, 1957).
H.H. completa el reparto con un discreto trabajo como el hermano mayor, no su mejor labor que sigue siendo Espíritu maligno, pero sí una actuación de altura y comprensión. (Viaje de un largo día hacia la noche, de O' Neill, 1958.
Rine Leal
"He seguido la trayectoria de H. H. desde sus comienzos en la vida artística... Siempre ha sido un actor corecto, intencionado, exigente, estudioso y eficaz. Santiago García ha logrado entregarnos en esta interpretación de Helmo Hernández, un nuevo actor" (Huelga, 1982)
Mario Rodríguez Alemán
Presencia, de Elías A. Torriente. (Fotografía de Félix Reyes, 1980)
¿Tengo que decir que el archivo de Connie ha sido la inspiración?

No hay comentarios: