lunes, septiembre 29, 2008

Cerrado por reparación


Todo debe renovarse de vez en cuando. Las revistas cambian de épocas y formatos. ¿Por qué no los blogs? Así que le he venido dando vueltas al tema y como no tengo una respuesta, me voy a demorar el tiempo necesario para seguir escribiendo con ganas en el blog. Según el site meter, he escrito 348 posts en dos años, lo que equivaldría más o menos a dos o tres entradas semanales, para los que gustan de las estadísticas. Y sé que hay muchísimos lectores fieles y asiduos, que les interesa La flecha... así como está. Espero que vuelvan cuando se reanude la etapa II.
También he borrado la creación disponible que ha estado en el blog, convencida después de dos años, que aunque soy partidaria del libre acceso, no tengo el interés en recaudar nada ni de recibir nada material con el blog, del que recibo más de lo que le doy, el lector tiene que hacer algún esfuerzo por encontrarla, no se le puede regalar así sin más. Porque no todo el mundo lo aprecia. Dos años de experiencia han sido suficientes para saber más o menos qué se puede y qué no se debe hacer en un blog, pero sobre todo, para detenerlo -- y repararlo-- si no proporciona alegría, comunidad y solidaridad y si abrirlo cada mañana, en lugar de ser un motivo de felicidad, se convierte en una rutina más.

No hay comentarios: