domingo, diciembre 07, 2008

Poderío del palo de trapear


Entre las tantas averías que el fin de semana deparó a esta bloguera, estuvo la rotura definitiva de su palo de trapear. Como reemplazar el inservible no es tan fácil como se supone y tengo vicio de buscar en internet, guguelié palo de trapear y apareció también Cuban mop, que venden en un mercado de Miami.
También una cita de Zoé Valdés: "Una mujer enarbolando su palo de trapear es la estampa de cualquier madre obsesionada con los microbios batallando para que el suelo relampaguee y huela en la profundidad de la memoria infantil". Querido primer novio (2000). Y en el Diccionario de la vida y obra de Lezama Lima, de Iván González Cruz, (tomo II), otra cita : "La mestiza de pelo rubio que limpiaba por horas, había lanzado con exceso de poderío el palo de trapear sobre el fondo del descanso del librero". Y en el sitio de Tori Purcell, la imagen que les acompaño, una norteamericana de Nashville que buscó algo más lejos que la guía de turismo y antes de viajar a la isla es probable no consultara con Sean Penn ni recibiera orientaciones de Kcho. Desde luego que de la realidad virtual al «palo» real hubo un trecho. Al fin, apareció en un mercado Liborio de la calle Pico y Alvarado, el spot latino de Los Angeles. Y aunque lo enarbola nuestra literatura, es made in Colombia.
La fotografía es de Tori Purcell.

No hay comentarios: